Partidos inolvidables: a dos años del ascenso del Lobo a la B Nacional

Un día como hoy, pero del año 2018, Gimnasia y Esgrima de Mendoza consiguió el tan ansiado ascenso a la Primera B Nacional. Ante un estadio Víctor Antonio Legrotaglie repleto, el Lobo le ganó a Defensores de Belgrano de Villa Ramallo y así obtuvo un logro memorable para todos los del Mensana.

Leé también: “El sueño del ascenso sigue intacto”.

El 27 de mayo del 2018 será un día inolvidable para Gimnasia y Esgrima de Mendoza, aquella noche ante un estadio Víctor Antonio Legrotaglie colmado de hinchas, el Lobo le ganó 1 a 0 a Defensores de Belgrano de Villa Ramallo con gol de Cristian Llama y así obtuvo el tan esperado ascenso a la Primera B Nacional.

En el 2017 al Lobo se le escapó el ascenso en su casa desde los tiros desde el punto penal ante Mitre de Santiago del Estero. Un año después, Gimnasia volvió a jugar por una definición por el ascenso. Esta vez, con nombres rutilantes como Cucchi, Alvarenga, el propio Llama y muchos más, la misión se cumplió.

El festejo de Cristian Llama luego de marcar el gol del triunfo ante Defensores de Villa Ramallo

La previa y el recibimiento

Un día como hoy, en 2018, con un clima de fiesta, los hinchas de Gimnasia comenzaron a llegar al estadio Víctor Antonio Legrotaglie con mucha anticipación y desde horas tempranas al partido ya se vivía en las calles un ambiente de final.

Todo pintado de blanco y negro, un imponente operativo policial para garantizar la seguridad y sobre todo, una gran expectativa sobre lo que iba a pasar cuando ruede la pelota.

En la previa, los futbolistas del plantel mensana llegaron a la cancha de una forma muy particular, todos cantando y golpeando los vidrios del trasporte al entrar al Legrotaglie. Con confianza, los jugadores ya se preparaban para una noche de pura fiesta en el Parque mendocino.

La fiesta de los hinchas del Lobo se desató en el recibimiento: papeles, fuegos artificiales y bombas de humo para recibir a Gimnasia que quería lograr ese ascenso que se le escapó ante Mitre por el azar de los penales.

A continuación el recibimiento y toda la fiesta de los hinchas blanquinegros.

El partido

El empate 0 a 0 en la ida dejó las puertas abiertas para cualquiera de los dos equipos. En la primera parte del encuentro de vuelta el Lobo fue muy superior a Defensores, al minuto tuvo una clara chance de gol por parte de Pablo Palacios Alvarenga.

El planteo defensivo de la visita planchó el encuentro en gran parte del primer tiempo, a pesar de los intentos del Lobo, esa primera parte terminó igualada en cero.

En el complemento, Gimnasia intentó ser más preciso a la hora de manejar la pelota y fundamentalmente paciente de tres cuartos de cancha en adelante. Una distracción en defensa bastó para que el Lobo se ponga en ventaja.

Neri Espinosa rompió la defensa visitante, le pasó la pelota a Cristian Llama que con su pierna menos hábil remató al primer palo del arquero Olivera, la pelota pegó en el travesaño y se metió dentro del arco para desatar locura de los presentes en el Legrotaglie.

Con este gol, el Lobo se ponía en ventaja a los 18 minutos del complemento y tomaba merecidamente las riendas del partido. Pasaban los minutos y la desventaja en el marcador desesperaba al conjunto de Ramallo. Esa ilusión por empatar quedó muy lejos luego de las expulsiones de Torrent y Galvaniz.

Llegó el momento del final, Luis Lobo Medina marcó el círculo central y estalló el estadio Víctor Antonio Legrotaglie. Gimnasia y Esgrima volvía a la Primera B Nacional.

Un ascenso que quedará en la historia grande de Gimnasia y Esgrima.

Ahora, te invitamos a revivir cada uno de los momentos de aquella final que depositó al Lobo en la segunda categoría del fútbol argentino.