La final de la Copa Libertadores se jugará a puertas cerradas

La final de la Copa Libertadores 2020 prevista para el sábado 30 del corriente mes en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro, “se jugará sin la presencia de público” a raíz de la pandemia de coronavirus, informó oficialmente la Conmebol.

Leé también: Godoy Cruz le ganó 1 a 0 a Estudiantes en el Malvinas Argentinas

Las semifinales de esta competencia se empezaban a jugar este martes por la noche en la cancha de Independiente con el enfrentamiento entre River Plate y Palmeiras, y seguirán el miércoles en la Bombonera entre Boca Juniors y Santos, polarizando argentinos y brasileños la definición del certamen.

Este martes por la tarde la Conmebol había anticipado una medida similar para la final de la Copa Sudamericana que se jugarán siete días antes, el sábado 23 de enero en el estadio Mario Alberto Kempes, de Córdoba, que al igual que la Libertadores, también podría contar con una final argentina entre Lanús o Vélez y Defensa y Justicia, que se enfrenta en semifinales a Coquimbo Unido, de Chile.

El extenso comunicado emitido por la Conmebol sobre el asunto hoy es el siguiente: “La Conmebol y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) resolvieron que la final prevista para el 30 de enero en Río de Janeiro se dispute sin público. 

Desde el inicio de la pandemia, la Conmebol trabajó para un retorno seguro de las competiciones continentales, pero con los máximos cuidados sanitarios. 

La Final Única de la Libertadores, prevista para el 30 de enero en Río de Janeiro, se disputará sin la presencia de espectadores, como vino ocurriendo en los más de 2.100 partidos disputados en los torneos locales en el Brasil, desde la vuelta del fútbol.