Emiliano Díaz, hijo y ayudante de campo del ídolo de River, Ramón Díaz, contó que a su padre le hubiese encantado tener un jugador como Román Riquelme. Además recordó una anécdota del último clásico del de Boca Juniors.

Seguramente si a un hincha fanático del Millonario le preguntamos a qué jugador del equipo rival llevaría al suyo, muchos responderían por Riquelme. El hijo de uno de los mejores técnicos de la historia de River Plate, Emiliano Díaz, habló sobre esto y aseguró que el ’10’ del Xeneize era hubiese sido ideal por el estilo de juego.

Leé también: El médico de Boca cree que tuvo coronavirus.

“El único defecto de Román es esa camiseta. Pero es un jugador para River. Son de esos jugadores con calidad, con visión de juego, del estilo River. A cualquiera le hubiese gustado tenerlo con la camiseta del Millonario y a mi viejo también, no tengo dudas”, dijo el ayudante de campo que actualmente está en Libertad de Paraguay en una entrevista con Ingnacio Peralta en Instagram.

Ramón, Román y Emiliano se saludan en la previa de un clásico en el Monumental que Boca ganó por 1-0.

Luego, Emiliano recordó una cábala que tenía Riquelme: “Cuando jugamos en el Monumental (imagen) Román nos vino a saludar y ganaron ellos. En la Bombonera mi viejo le dijo ‘no vengas a saludar por cábala porque este me lo llevo yo’. Después cuando mete el gol para empatar nos vino a decir que ‘acá no’, pero por suerte terminamos ganando”.

El golazo del ídolo del Xeneize en su último superclásico.

Díaz después sumó: “Nos vino a hablar después del partido para que tratemos de medir las declaraciones porque estaba jodida la mano con Carlos (Bianchi) y me dijo que lo cuidemos. Nosotros obviamente no lo ibamos a hacer. Una cosa es el folklore y otra aprovecharse de una persona cuando las cosas están mal. Después me mandó su camiseta y la tengo colgada. Siempre dije que nunca cambiaría camisetas con alguien de Boca y esa es la única. Román va más allá”.

Leé también: Gatusso: “No fui a Boca porque mi mujer no me dejó”.

Emiliano fue ayudante de su padre en River en 2014 y levantaron dos copas.

“Tuve propuestas para ser técnico solo, tanto de afuera como del fútbol argentino. Pero no acepté por lealtad a mi viejo. Él me metió en esto. El día que el diga ‘basta’, ahí arrancaré. Siento que estoy preparado para hacerme cargo de un grupo. Él me decía que agarre pero sería raro no tenerlo al lado. Además de mi viejo, es mi amigo”, finalizó Emiliano.