El Tomba deberá abonar un resarcimiento de más de un millón de pesos al jugador. Se trata de un conflicto que tuvo con la institución en 2015 y que fue motivo de su salida.

La Suprema Corte de Justicia de Mendoza falló a favor del ex futbolista de Godoy Cruz, quien estaba en litigio con el club por una deuda que se remite a al primer semestre del 2015, época en la que Lértora se desempeñaba en el equipo mendocino.

Según el dictamen, se condena al Club Deportivo Godoy Cruz Antonio Tomba a pagar a Federico Eduardo Lértora la suma de $ 1.267.500 en concepto de salario de los meses de enero, febrero y marzo de 2015, primera y segunda cuota de la temporada 2014-2015 e indemnizaciones por sueldo anual complementario y vacaciones proporcionales y art. 15 del CCT 557/09, con más sus intereses.

Si bien el informe marca que Godoy Cruz presentó un recurso extraordinario provincial, el escrito anuncia que el mismo no prosperará.

Luego de su salida conflictiva de Godoy Cruz, Lértora emigró hacia Arsenal de Sarandí.

La historia del conflicto

Federico Lértora arribó al Tomba a principios del 2012, y llegó a disputar 92 partidos en los cuales no anotó ningún gol, hasta que a mediados de 2015 salió de forma conflictiva del club.

En febrero de 2015, la Comisión Directiva de Godoy Cruz separó al volante del plantel porque, según reza el comunicado, desde el lapso de un año anterior a la fecha, el jugador se negaba a renovar su contrato con el club ni aceptaba transferencias a algún otro equipo y para el Tomba, Lértora mantenía esa postura porque buscaba negociar, a partir del semestre siguiente, como jugador “libre”. Producto de esa decisión, estuvo varios meses sin jugar ni cobrar.

En julio de ese año el futbolista decidió fichar por Arsenal de Sarandí, donde estuvo durante dos años. En 2016, fue transferido a Belgrano y luego de tres años en el club cordobés, Lértora emigró hacia Colón de Santa Fe, donde actualmente se desempeña.

Mirá el comunicado que generó el conflicto: