En mayo de 2018, el Deportivo Maipú dio el batacazo en los 32avos de Final de Copa Argentina venciendo a Chacarita, equipo que venía de disputar su última temporada en Primera División. El partido, con baile incluído, terminó 3-0 a favor de los del Federal A con goles de González, Persia y García.

Aquella tarde noche fría del 15 de mayo tuvo a Cutral-Co como la tierra prometida de los dirigidos por Sperdutti. El Cruzado demostraró su carácter como equipo y venció al Funebrero por 3-0.

El partido tuvo un desarrollo en el cual los mendocinos fueron siempre los protagonistas. Al arranque del encuentro, el siempre desequilibrante Santiago González, figura de aquel equipo, puso el primero a los 16 minutos.

En esos momentos del partido, todo era sorpresa y el público esperaba la respuesta de Chacarita. Sin embargo, Maipú metería otro golpe letal en el encuentro que ya pondría las cosas de un solo color.

A los 36′ del primer tiempo, el Chaca no se repuso y apareció el Príncipe Persia para poner las cosas 2-0 y encaminar lo que en el complemento sería una goleada del “Súper Depor”.

Con las cartas sobre la mesa, Chacarita comenzó a desarmarse y el puñetazo letal del Cruzado llegaría gracias a Walter García. El capitan de aquel plantel, malogró un penal en primera instancia. Sin embargo, en el rebote repuso su error y la empujó para determinar la goleada por 3-0. El Funebrero ya tenía un jugador menos y el resultado ya era un hecho.

Gracias a esa inolvidable victoria para los hinchas del Botellero, Maipú recibió un total de $560.000 y se metió a los 16 avos de final de Copa Argentina por primera vez en su historia.

Aquella tarde, Maipú formó con: Emir Basabe; Emanuel Schmidt, Walter García, Leandro Basterrechea y Facundo Rodríguez; Alejandro Capurro, Fabio Giménez y Mauro Vizaguirre; Luis Daher, Santiago González y Matías Persia.

Jugadores de Maipú festejan el primero de la tarde.
Persia y González festejan el gol del Príncipe en Cutral-Co.
La alegría de Sperdutti por el triunfo de su equipo.

Fotos: Gentileza Prensa Maipú.