Omar Sperdutti, actual presidente del Deportivo Maipú, habló en exclusiva con Argentina FC a menos de 24 horas de la gran final por el ascenso a la Primera Nacional. El dirigente contó sus sensaciones en la previa del partido, le dio con un caño a Capitanich y agradeció a los hinchas por el banderazo. Imperdible.

Leé más: El banderazo de los hinchas de Maipú antes de la gran final por el ascenso.

Uno de los personajes más divertidos y desopilantes del fútbol mendocino y del ascenso. De esos que no se guardan nada y que tiran contra lo que tengan que tirar, sin pelos en la lengua. Omar Sperdutti, con años de trayectoria en el lomo, vive la final “con unos nervios bárbaros”.

“Estoy contento y convencido de que las cosas desde el 2019 en adelante se hicieron bien y merecemos jugar esta final. La trato de vivir de la mejor manera, pero tengo unos nervios bárbaros. Vinimos punteros todo este año, asique también estoy contento porque llegar no es poco”, destacó el dirigente.

“Con los hinchas tengo un agradecimiento eterno. Siempre han estado en las buenas y en las malas desde que estoy en el club. Estoy orgulloso, porque veo gente mayor que viene con sus hijos y esos hijos también traen a los suyos. Ellos tienen la ilusión desde hace 29 años que fue cuando bajamos de la B Nacional”, dijo sobre el apoyo de los hinchas del Cruzado.

Tras una semana llena de declaraciones picantes por las polémicas arbitrales ante Sarmiento de Chaco, Sperdutti respondió: “Lo tomo con tranquilidad, repito, nosotros venimos desde el 2019 punteros. Nadie nos regaló nada. El que habla del arbitraje, no sabe nada de fútbol”.

“El problema con Sarmiento es que se quejan los que no viajaron. Pero entre ellos se agarraron a piñas (dirigentes y jugadores), algo que pocas veces he visto. El penal fue penal y las dos primeras expulsiones, hasta un ciego lo ve. Están bien expulsados. No sé de qué carajo hablan, ellos tienen un Gobernador (Capitanich) que tiene el culo sucio, entonces piensan así de todos”, agregó sin filtro.

Volviendo al partido que jugará Maipú ante Madryn, analizó: “Va a ser durísimo, tienen muy buen equipo, jugadores y dirigentes. Se han movido hasta hoy para sacarnos la localía de la final. Es gente que vive y respira fútbol y los entiendo. Pero nosotros estamos ilusionados con el equipo. Vamos a ganar y sin ayuda de nadie”.

Por último, tiró: “Yo quiero subir mañana en mi cancha. A las 19 quiero estar ilusionado y viendo el trabajo que hemos hecho, plasmado. Los jugadores están motivados, estamos bien institucionalmente, qué más se le puede pedir a la vida”.