Gabriel Quindt, el árbitro que fue agredido a y que raíz de los golpes recibidos terminó hospitalizado en Concepción del Uruguay.

Mira también: Video: Horacio Pagani liquidó a Marcelo Bielsa en vivo

En la ciudad de Concepción del Uruguay, en un encuentro correspondiente a la tercera fecha de la Copa de Entre Ríos, se enfrentaban el local, Almagro, con Unión Jardín. El encuentro que se desarrollaba de manera tranquila, con solo dos amonestados por equipo, comenzó a perder su eje debido a lo que sucedía fuera del campo de juego.

a los 20 minutos del segundo tiempo, cuando comenzaron a arrojar botellas y hielos hacia el terreno de juego. En ese momento el equipo visitante vencía por 1 a 0. Luego de que Gabriel Quindt, árbitro del encuentro, dialogara con el jefe del operativo policial, quien le ofreció las garantías del caso, decidió continuar, avisándole al capitán del equipo local, que al próximo incidente, el partido sería suspendido.

Las agresiones, golpes de puños, llegarían al finalizar el mismo. el medio “Entredeportes” se comunicó con el árbitro que reside en Paraná y es profesor de educación física, quien detalló lo sucedido. “El problema comenzó en la tribuna local, cuando a los 20 minutos del segundo tiempo, tuve que detener el juego porque arrojaban botellas y hielos. Ahí dialogué con el jefe del operativo y luego de darme las garantías para poder continuar el encuentro, coincidimos que si volvía a pasar íbamos a suspender el encuentro.

A los 90 minutos, en el mismo momento que expulso un jugador local que había sido sustituido y se encontraba en el banco de suplentes, ingresa a la cancha el jefe del operativo y me dice que continuaba arrojando distintos elementos hacia el campo de juego. Que los hinchas habían roto el alambrado y no me daba las garantías para poder seguir disputando el encuentro”, expuso Quindt.

El video de los incidentes en Concepción del Uruguay