Conoce la historia de Diego Flores, el flamante DT de Godoy Cruz y ex ayudante de Marcelo Bielsa que es furor en la Liga Profesional del Fútbol junto al Tomba.

Diego es profesor de educación física y traductor. Fue pasante, laburó y tomó un rol clave en el cuerpo técnico de Marcelo Bielsa. Defensor de un fútbol intenso y de rápida recuperación, puso a Godoy Cruz en primera plana.

Primero, antes de conocerlo en profundidad, hay que estar al tanto de su intención en cancha. Este video de la periodista Morena Bletran lo explica a la perfección: intensidad, concentración y sostén de la idea de juego. En pocas palabras, bielsismo puro.

https://twitter.com/morenabeltran10/status/1442881150435930123/video/1

De hecho, el mismo Diego Flores especificó en una entrevista cuál es su objetivo. “La meta es armar un equipo que sostenga la intensidad, la intención de juego y que salgamos del nivel que estamos, peleando abajo, para competir en un nivel superior con esas premisas”, comentó.

Mira también: Video: comenzó la venta de entradas para ver a Godoy Cruz en el Malvinas Argentinas

Su idea, además de los resultados, se ve en estos datos de Opta: el Tomba cambió mucho su manera de atacar. Entre las fechas 10 y 13, es uno de los equipos que más situaciones de gol genera por partido e incluso sin la necesidad de mantener una gran superioridad de posesión.

Entrando de lleno en su historia. Diego creció junto a sus dos hermanos en Las Flores, Córdoba, donde jugó en la primera del club local. También, fue DT en General Paz Juniors y está identificado con Sportivo Belgrano. Sin embargo, nunca tuvo ese roce del fútbol profesional argentino.

El estudio del inglés fue un factor diferencial en su vida. Un antes y un después, se puede decir, fue su viaje a Irlanda. Lo hizo para capacitarse, mirar entrenamientos y hasta vivir su primera experiencia con las juveniles del Kingswood.

Todo esto fue ya recibido de DT, y con el profesorado de educación física hecho. Sin embargo, aprovechó el viaje para hacer un proceso de perfeccionamiento con diferentes cursos de análisis táctico. De a poco, se empezaría a armar su camino en el viejo continente.

Solicitó una oportunidad en el cuerpo técnico del Loco. Visualizó partidos, editó videos, analizó jugadas y preparó informes con los que certificó su capacidad durante casi un año. Había que ganarse la confianza de Marcelo, y mediante su perseverancia, lo hizo.

Fue convocado para sumarse al proyecto de Bielsa en la Lazio, que no prosperó. Luego, lo tuvieron en cuenta para la excursión de Marcelo en el Lille, se estabilizó en el grupo y repitió de cara al desafío en Leeds. Su importancia traspasó lo futbolístico, como todos saben.

Bielsa le empezó a delegar tareas tácticas, analíticas y organizativas. No obstante, cuando el francés Salim Lamrani dejó de ser el traductor del Loco, Flores fue confirmado como su reemplazo en 2019. Laburo arduo, ¿no?

“La apuesta que hizo Godoy Cruz es muy valorable, lo voy a agradecer de por vida, tenga rachas positivas o negativas en el club”, manifestó con ESPN. Tras estar fuera del país entre 2013 y 2020, finalmente le llegó su chance en nuestro fútbol.

Arribó al Tomba con una idea principalmente bielsista en su juego y dejó una frase espectacular para resumir su aprendizaje al lado del Loco. “Cada día eran 20 aprendizajes al lado de él”, confesó. Sin dudas, esos conocimientos de a poco se van impregnando en sus dirigidos.

El impacto fue inmediato. “Más que vinculado con el método de entrenamiento, vemos potencial y es un click de los jugadores”, manifestó. Llegó a un equipo golpeado y lo transformó en una máquina goleadora, con la eliminación a Racing de la Copa Argentina incluida.

“Creo mucho en lo defensivo, lo ofensivo, me gusta recuperar rápido la pelota. Luego con la pelota intentar dañar al rival”, sintetizó ante Cadena 3 su estilo. Simple y efectivo, “el equipo del traductor”.

En sus primeros 5 partidos como DT de Godoy Cruz, Flores logró 3 victorias y 2 empates, en los que se incluye la definición ante Racing. 16 goles a favor, 6 en contra. El tiempo dirá cómo sigue su ciclo, pero es de las historias más prometedoras de nuestro fútbol.

Créditos: Fernando Senini