Los “Azzurri” del Parque: el origen italiano de Independiente Rivadavia

La Lepra tiene un origen muy “tano”. Su historia data de los principios del Siglo XX y tiene un nacimiento vinculado a ese país.

Leé también: El gran mercado de pases de Independiente Rivadavia.

Mendoza es una cuna de fútbol por la grandeza de sus clubes. Cada uno tiene sus respectivos orígenes. Sin embargo, uno de ellos, la Lepra del Parque tiene un antecedente “tano” que lo identifica con ese país.

El medio IT.Mendoza, que es un diario online que cuenta los antecedentes italianos que tiene la provincia, se remontó a principios del Siglo XX para contar la historia de la Lepra, los “Azzurri” (azul en italiano) del Parque y el encargado fue el colega Gabriel Magni.

Como todos saben, la Lepra tal y como la conocemos fue fundada en 1913 con el nombre de Club Atlético Independiente y luego, tras una fusión en 1919 se pasó a llamar Club Sportivo Independiente Rivadavia. Sin embargo, antes llevaba el nombre de Club Belgrano y fue fundado en 1902.

El primer presidente de Belgrano fue el italiano Luigi Burotto. Era muy característico en las regiones con mayor concentración de italianos que hubiese un club con el nombre de su “paesano” Belgrano (Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires). Su fecha de fundación hace de Independiente el club de fútbol más antiguo de Mendoza, aunque sus hinchas cuentan el nacimiento del mismo desde 1913. Seguido por Gimnasia y Esgrima, su clásico rival, fundado en 1908.

Debido a las constantes sanciones que recibía de la Federación Mendocina de Fútbol, acusando de fraude al club por la cantidad de títulos amateurs obtenidos, debió cambiar de nombre y el 24 de enero de 1913 se refunda como Club Atlético Independiente. En 1919 el Club Atlético Independiente se fusiona con otro club italiano venido desde el Este llamado Sportivo Rivadavia, cuyo presidente era Bautista Gargantini, un conocido bodeguero de la época. Nace así en 1919 el Club Sportivo Independiente Rivadavia.

El nacimiento de “Los Azules”

Largo fue el camino hasta llegar a la tradicional camiseta azul que hoy visten los Caudillos. Desde su fundación en 1902 y hasta 1913 vistió con colores verdes musgo. En 1913 al refundarse comenzó a utilizar la tricolore en honor a la bandera italiana. Finalmente, en 1921 adoptó los colores definitivos, ya que, al fundarse el Deportivo Guaymallén, Independiente le “regala” su camiseta y comenzó a utilizar el azul como la selección italiana. En la actualidad la tricolor es la segunda camiseta alternativa, siendo la blanca la primera, al igual que la selección italiana, por supuesto.

Desde la década de 1920 es conocido con el apodo de Lepra. Esto se debe a que Independiente organizó un evento de beneficencia para los enfermos de lepra en sus instalaciones. De ahí que le valió para toda la historia el sobrenombre característico.
Otro de los apodos es el de Caudillos del Parque. Al compartir el parque con su rival Gimnasia y Esgrima, el mote de caudillos hace valer su liderazgo por la “amplia diferencia de socios entre uno y otro”, según cuenta este medio recientemente mencionado.

El Estadio Bautista Gargantini “La Catedral del Parque” se inauguró en 1925. Se ubica en el Parque General San Martín de Mendoza, sobre la Avenida Boulogne Sur-Mer. El terreno para su edificación lo cedieron en 1923. Esto formó parte de las políticas del gobernador Carlos Lencinas para acabar con la desigualdad social del momento, aprovechando la popularidad con la cual Independiente contaba para incluir a todos los sectores de la sociedad mendocina. Cabe destacar que su histórica tribuna oeste fue la primera de cemento del todo el país. Con una capacidad total para 24.000 personas, es el segundo estadio más grande de Mendoza luego del Estadio Provincial Malvinas Argentinas. De esta forma, al ser el Malvinas parte de la provincia y no de un solo club, el Gargantini es el estadio de una institución más grande de la provincia.

La rivalidad con el Lobo del Parque

Por lógica el clásico mendocino es Independiente-Gimnasia; la cercanía de sus estadios hace de este clásico “el clásico de los clásicos” de Mendoza. El primer superclásico se jugó el 3 de julio de 1913, que terminó en empate. En el historial de encuentros, Independiente tiene la ventaja de partidos ganados contra Gimnasia con un total de 249 partidos jugados con 84 a favor de los Azules y 81 a favor del Blanquinegro. El resto finalizó en empate.