Leopoldo Luque, un mendocino por adopción que pasó por la Lepra, Maipú y el Boli

Uno de los más grandes centro delanteros del fútbol argentino murió este lunes por la tarde. El campeón del mundo vivía en Mendoza y hacia un mes tenía coronavirus.

Leé también: Maipú y Gimnasia, con incidentes graves en Liga Mendocina.

Leopoldo Jacinto Luque falleció este lunes 15 de febrero por la tarde. Santafesino por nacimiento, pero mendocino por adopción, pasó muchos años en la provincia jugando y dirigiendo en diferentes clubes de Mendoza.

Tras salir campeón del mundo y después de su glorioso paso por River Plate, tuvo distintas experiencias en el fútbol internacional y terminó retirándose en el Deportivo Maipú en el año 1986. Allí nació su relación con Mendoza.

Luego, como entrenador volvió a ponerse la ropa del Cruzado cerca del año 1990. Sin embargo, no fue el único equipo de la provincia al que dirigió, sino que también lo hizo en Gimnasia y Esgrima, en la Lepra y en Atlético Argentino.

El Pulpo tuvo su última relación con el fútbol en el año 2013 cuando fue entrenador del Boli mendocino. Vivía en la provincia y estaba radicado hacía años en el distrito de Guaymallén. Murió de un paro cardíaco en la Clínica de Cuyo.