Carlos Araujo realizó su primer entrenamiento en Independiente Rivadavia y volvió después de 18 años. El jugador sueña con el ascenso a primera.

Te puede interesar: Franco Negri y su posible llegada a Belgrano de Córdoba

El defensor de Independiente Rivadavia, Carlos Pipi Araujo, sintió muchas emoción en su regreso a Independiente Rivadavia. La flamante incorporación de 38 años realizó este miércoles su primer entrenamiento en la Lepra.

“Sentí muchas sensaciones, la última vez que entrené acá fue en el 2002, pasaron 18 años y es muy lindo estar en mi tierra querida. Siento ganas y mucha ilusión de lograr el ascenso. Me encontré con un plantel que tiene mucha predisposición para entrenar y eso me despierta motivación que se pueda dar, la verdad que fue muy lindo mi primer entrenamiento en el club”.

Foto: Prensa CSIR / Osvaldo Gagliardi

“No creo que me miren como un espejo, no sé qué sensaciones tendrán sobre todos los jugadores más chicos. No me siento el referente, estoy en el grupo de los jugadores que tienen más experiencia. Hay muchos futbolistas que tienen muchos partidos encima y conocen mucho más la categoría que yo”.

“Los más grandes somos los encargados de que se forme un buen grupo, que es fundamental a la hora de competir y en eso voy a poner toda mi experiencia. Siempre trato de trasmitir con hechos y no con palabras. No me gusta vender humo, cuando yo era chico entrenaba y miraba a los que tenían más experiencia y copiaba. Me siento a la misma altura que los demás jugadores y no por encima de nadie”.

“Vamos a dejar todo para lograr el ascenso, tenemos muy claro el objetivo que tienen los dirigentes y la gente y lo que queremos los jugadores. Vamos hacer todo lo posible para cumplir el sueño que todos tienen”.

Fuente: Diario Uno