Lionel Messi terminó la Copa América 2019 muy enojado con las decisiones arbitrales tras ser expulsado en el partido ante Chile por un cruce con Gary Medel. En ese entonces, el capitán argentino realizó duras declaraciones sobre la supuesta corrupción en la Conmebol y cómo esta favorecía al anfitrión, Brasil.

Leé también: ¿Messi o Maradona?: la elección de Ruggeri

Pasó casi un año de aquel polémico episodio y Alejandro Domínguez, presidente del ente madre del fútbol sudamericano, se refirió al enojo de Leo.

“Somos todos hombres del fútbol y entiendo el momento de calentura. La roja particularmente a él (Messi) y a Medel me parece que fue innecesaria, era evitable, y lamentablemente ocurrió una vez más. Ya dimos vuelta la página, los comprendo a ‘Chiqui’ (Tapia) y a Leo ​y el fútbol da revancha”, expresó el titular en una nota al diario Olé.

Domínguez continuó y admitió que la estrella del Barcelona tuvo un gran gesto al disculparse públicamente, pues las opiniones de personajes importantes en el fútbol pueden dañar la reputación de la Conmebol.

“Tuvo la grandeza de mandar una carta pidiendo perdón y eso demuestra por qué es el mejor jugador del mundo. Y claro, cuando el mejor del mundo dice algo así no solo repercute en lo deportivo: el prestigio de la Conmebol se ve afectado. Afecta en la credibilidad y la imagen que queremos imponer en el mundo para generar mejores recursos”, explicó.

Asimismo, Domínguez confesó que no ha tenido oportunidad de comunicarse con Messi pero que tiene deseos de que pueda conseguir un trofeo con la selección argentina, ya sea en una Copa América como en un Mundial.

“Indirectamente sí (me comuniqué). Leo es el más grande del mundo, me encantaría que juegue la Copa América ​y que, si se le da, que sea campeón; me encantaría verlo levantar una Copa del Mundo. Como me encanta verlos a todos los jugadores. Un continente que tiene al mejor del mundo lo quiere en su mejor momento y en su mejor esplendor”, cerró el dirigente.