Diego Armando Maradona fue entrevistado por AFA Play y contó anécdotas imperdibles de su infancia, su debut, le dio duro a Daniel Passarella y relató su primer gol a los ingleses.

Leé también: Las eliminatorias rumbo a Qatar 2022 ya tienen nueva fecha de inicio.

“Cuando eramos chicos eramos tan pobres, pero tan pobres, que cuando debuté con Argentinos el partido era contra Talleres a las tres o cuatro de la tarde. Y yo fui con un pantalón de corderoy, había un sol de la puta madre. Pero ese era el único pantalón que yo tenía. Cuando me vieron llegar los jugadores de Argentinos pensaron que me había confundido de placard, pero la verdad es que no teníamos ni placard. Lo juro por mi mamita que está en el cielo”, contó Diego al recordar su dura infancia y juventud antes de ser profesional.

Sin dudas que recordar el Mundial de México en 1986, para cualquier argentino genera una emoción intensa. Diego comentó que al principio se consideraban una “banda de perros”.“Fuimos con un equipo mediocre, pero cuando nos juntamos en Barranquilla, nos miramos a la cara y nos dijimos que teníamos más equipo de lo que pensábamos. El tema es que días después contra Junior no pasamos la mitad de la cancha. Eramos malos, malísimos, una banda de perros, no podíamos tirar una pared. Decidimos no ir a Bogotá, viajar a México directamente. Ahí el equipo se hizo fuerte”.

La banda de perros que se consagró en 1986

Antes de que Carlos Bilardo tome el cargo como entrenador del equipo nacional, Passarella era el gran capitán y referente de la Selección de Menotti. Pero fiel a su etilo, Diego le dio con un caño al “Kaiser”. “Passarella se echó solo del Mundial de México. Decía que seguía teniendo la cabeza con Menotti y que no se podía jugar con Bilardo. Sin embargo, yo tenía la cabeza con César pero salí campeón con Carlos“, tiró el ’10’ sin pelos en la lengua.

De manera inédita, Diego relató su primer gol a Inglaterra en Cuartos de Final del Mundial 1986: “Yo buscaba una pared porque los ingleses eran una roca. Todos en la defensa eran ganadores. Samson me da el pase, él quería jugar para atrás. Cuando la ví arriba decía: ‘no la alcanzo nunca, bajá por favor’. Se me ocurrió una idea: meter la mano y meter la cabeza. Claro cuando caigo, Shilton no sabía donde estaba la pelota. Miro y estaba en la red, entonces empiezo a gritar ‘¡Gol!, ¡Gol!’. Y el boludo del Checho (Batista) me pregunta si lo había hecho con la mano. ‘Callate la boca boludo y abrazame’, le dije y me abrazaron todos. Después Valdano me pregunta lo mismo. ‘Después te cuento Valdano, dejate de hinchar las pelotas’“, recordó.