Recordamos un partido histórico que tuvo como protagonista al conjunto mendocino en el Campeonato Nacional de 1985 ante San Lorenzo, esta fue la última edición del torneo donde el Cuervo y el Globo igualaron 3 a 3, tuvieron una definición extraordinaria y llena de emociones.

El papel principal del fútbol mendocino esta vez fue tomado por Huracán Las Heras, que con un espera de poco mas de 60 años, logró experimentar el juego de Primera División en el Campeonato Nacional de 1985.

Lo que llevo al globo a la clasificación de dicho certamen fue la obtención del subcampeonato de la Liga en la edición apertura y el título de campeón en el Clausura, donde superó al Lobo de Mendoza en instancias decisivas del campeonato para coronarse.

El equipo fue dirigido por Francisco Manuel Ontiveros, sus filas en el equipo laserino se caracterizaban por la experiencia y la jerarquía de jugadores como José Orlando Berta (proveniente de Boca por un préstamo de 33 mil dolares hasta fines de ese año), Marcelo Bachino y Oscar Pinino Más.

A esos grandes nombres se sumaban la determinación y la juventud de las inferiores con Luis Blanco, Moyano, Ariel Gomez y Ricardo Lucero.

El camino de Huracán Las Heras

El Campeonato Nacional para Huracán comenzó ante Newell´s en el Estadio General San Martín, fue empate 1 a 1, Mario “Miliki” Moyano puso el empate a través de un penal y le permitió al Globo arrancar con buena cara en su grupo.

En la semana siguiente enfrentó a San Lorenzo en Buenos Aires, el encuentro concluyó con el marcador en cero para ambos y tuvo como protagonista al arquero del Globo, “Coqui” Martínez fue la gran figura.

El siguiente compromiso de Huracán fue ante Circulo Deportivo de Mar del Plata donde ocurrió una situación extraña en medio del duelo que se disputada, el partido fue demorado varios minutos por un temblor, mucha de la gente que presenciaba el partido dejó el estadio de inmediato por la desesperación generada.

Antes del párate el Globo caía por 1 a 0, en cuanto se reanudó pudo mejorar y lo dio vuelta por 3 a 1.

El equipo mendocino lideraba su zona pero cayó en las ultimas dos fechas, lo que lo llevó a medirse ante Belgrano de Córdoba en la ronda de perdedores solo por diferencia de gol. Fue derrota 2 a 1 en Córdoba y 3 a 1 en Mendoza.

Este resultado lo llevó a definir ante San Lorenzo en un estadio neutral, mas especifico en Rio Cuarto.

La gente copó el estadio de Cuidad de Rio Cuarto en este partido especial para el Globo mendocino, que por medio de un sorteo, la suerte le dio como rival nuevamente a San Lorenzo. Todo comenzó con buenas actuaciones de Huracán en el ataque, mientras que los de Boedo mostraban la debilidad y poco solidez que los caracterizó en ese torneo.

El partido concluyó 3 a 3, con goles Marcelo Bachino, Guillermo Guirado y Ricardo Próstamo para los del Mendoza, y Silvano Espindola y un doblete de Walter Perazzo para San Lorenzo.

En el alargue el protagonismo paso a ser de los arquero, donde Jose Luis Chilavert destacó al contener tres tiros ejecutados por Próstamo, Bachino Y Berta respectivamente, en Huracán, Luis Galan pudo ante los remates de Jorge García y Leonardo Madelón pero no fue suficiente.

A pesar de esto, el Globo cerró con grandes méritos su participación el Campeonato Nacional 1985.

“Coqui” Martínez – Arquero de Huracán 1985: “Jugábamos siempre a estadio lleno”

“Fue el primer campeonato importante de Huracán, un logro muy ansiado por todo el pueblo de Las Heras y muy importante para el fútbol mendocino porque se jugaba a estadio lleno”.

“Fue un orgullo integrar ese equipo. Se mencionaba a Hugo Gatti como posible refuerzo, pero yo había salido campeón y le dije a los dirigentes que quería jugar”

“Mi mejor partido fue contra San Lorenzo en la cancha de Atlanta. Fue un partido soñado para todo jugador y al llegar al aeropuerto los hinchas de Huracán nos recibieron como si hubiésemos salido campeones. Fue emocionante”.

Marcelino Blanco – Delantero de Huracán 1985: “Un recuerdo imborrable”

“Ese Nacional dejó imágenes imborrables. Yo era uno de los más chicos del plantel y venía de jugar en torneos callejeros. Todavía recuerdo cuando me cambiaba en el vestuario del estadio para salir a jugar contra San Lorenzo y los muchachos me decían que me iba a asustar con tanta gente.

Por suerte salió todo bien y ganamos 3 a 2. Lo mejor que tenía ese equipo es la humildad, el trabajo y los jugadores de jerarquía que teníamos, como Berta, Bachino, Pinino Mas, Próstamo, Bordón. Los seis pibes del club recogimos toda esa experiencia”.