Julián Marcioni, el talentoso volante de la Lepra habló de todo. Su situación en Mendoza, su andar en el plantel y su continuidad en Independiente Rivadavia.

En dialogo con los colegas de Toco y Me Voy, el volante de Independiente Rivadavia analizó el presente de la Lepra, habló de su experiencia en nuestra provincia y sobre su futuro ya que en junio vence su contrato con el club.

Leé también: Matías Minich, toda una vida junto a la Lepra

“Lo que me sorprendió de mi llegada a Mendoza es lo hermosa que es la provincia. En Independiente me recibieron muy bien, no me costó entrar en ritmo ya que venía de una pretemporada con Newell’s. Además, viví unos meses en el club y eso me hizo adaptarme más rápido a mis compañeros”.

Un dato importante de Marcioni es que cada vez que marcó, la Lepra ganó, un dato no menor para este Independiente Rivadavia: “Eso no lo tenía en mente, ojalá que esto siga así. Estoy en un puesto en el que tengo que convertir, por suerte la estoy metiendo, también erré goles pero son cosas del fútbol”.

“Con el grupo nos mantenemos en contacto, eso nos lleva el día a día fundamentalmente en esta cuarentena. Los entrenamientos y las charlas por las diferentes plataformas virtuales son fundamentales para mantenernos todos unidos”.

Además, Marcioni habló de su continuidad, al volante se le vence su contrato en junio y es una incognita su futuro: “El futuro es incierto por todo lo que está pasando, me gustaría quedarme en Mendoza, por la gente, por qué estoy cómodo, pero tampoco descarto volver a Newells”.