El delantero de Independiente Rivadavia Ángel Prudencio no se guardó nada tras la polémica en Mar del Plata.

Te puede interesar: “Los hinchas de Independiente Rivadavia le tenemos envidia a Godoy Cruz”

“Con más de diez años de carrera jamás tuve un episodio de indisciplina o falta de profesionalismo. Y siempre intenté tirar para adelante y dar lo mejor para el grupo. Por ese motivo también decidimos con Daniel Imperiale y Juan Amieva hacernos cargo de lo ocurrido para que no tengan que asumir responsabilidades los chicos más jóvenes que son del club”.

“No obstante eso, me sorprende y duele haber sido separado del plantel teniendo en cuenta mis antecedentes profesionales y humanos. Y me duele que mi familia deba verme en los noticieros cuando no rompí ninguna regla ni ningún protocolo sanitario, más allá de que admito que el mal trance debíamos haberlo evitado”.

“Lamentablemente ni siquiera pudimos entrenar. No sabemos cuando vamos a volver a hacerlo y no queremos que se nos prohíba trabajar. Soy un agradecido al club por abrirme las puertas y creo que en más de un año haber demostrado que ni yo ni mi familia merecemos este trato”. 

“No podíamos entrenar hasta nuevo aviso, estamos esperando cuál será la sanción, si nos dará un tiempo indeterminado y estamos a la espera de lo que va a pasar”.

Fuente: Diario Uno