El nuevo entrenador de la Lepra ya hizo puso la firma y explicó la situación en la que encontró al plantel y al club en general.

Leé más: Straccia fue presentado en el Azul del Parque.

Marcelo Straccia llegó de manera oficial a la Lepra. El director técnico habló con los colegas de Argentina También Juega de Radio Aurora 91.3 y declaró: “Estoy contento de que ya esté todo firmado. Fue una cuestión de formalidades, todo se dio de a poco y trabajando con los directivos”.

Sobre la contratación de Carlos Araujo, manifestó: “A lo que apuntamos con él es la personalidad adentro y afuera, la forma de ser y el liderazgo. Futbolísticamente ya sabemos lo que puede dar, pero cuando uno trae a esa clase de jugadores es justamente por eso, por su persona y su referencia permanente. Ojalá esté en las mejores condiciones, quiere ser exigido“.

Al ser consultado por cómo encontró al plantel de Independiente y al club, contestó: “El club hay que levantarlo, la gente está tratando de hacer lo mejor que puede. Al plantel veo que hay chicos a los que anteriormente los han tratado muy mal y que no tienen el deseo de continuar. Están esperando cosas mejores y resolverlo en el futuro. Hay chicos que esperan otras cosas porque no los han tratado como corresponde”.

“Al jugador yo siempre lo entiendo. Los han tratado mal y buscan otras opciones. Hoy estamos esperando que algunos arreglen y no lo hacen porque están pasándola mal. No pueden estar cuatro o cinco meses sin cobrar”, agregó.

Sobre Úbeda aclaró: “Es titular y columna vertebral de este equipo, tiene contrato con la institución. No creo que el chico deje el equipo, es muy profesional y está entrenando de la mejor manera. Queremos reforzar defensivamente y alguien que acompañe a Úbeda por si se va en el futuro”.

Sobre su papel en las redes sociales, intimó: “Con Twitter paso el tiempo, lo uso para eso. Yo con eso me voy dando cuenta de todo, lo uso de termómetro para ver el respeto, la educación la buena onda. Yo después soy siempre el mismo, atiendo gane o pierda. Siempre me manejo con la misma buena onda”.

“Nunca me enojo. Me cago siempre de risa en Twitter. Respondo picante porque estoy al pedo, pero soy humilde y buena onda. Después del 2 (septiembre) no le respondo más a nadie, no escribo nunca más un tweet. Hace un mes estoy en Mendoza solo, tengo que pasar el momento si no miro la televisión miro el reloj o el teléfono”, cerró.