Yair Marín renovó su contrato con Independiente Rivadavia y continuará ligado al club del parque hasta finales del 2021.

Te puede interesar: Diego Cardozo jugará en la Lepra

El defensor firmó una extensión de su vínculo con la Lepra y en diálogo con los colegas de Ovación se mostró feliz por la renovación. “Estoy muy contento por la continuidad. Tenía temor de no seguir debido a que había estado lesionado. Me siento muy agradecido, me quería quedar en Mendoza, fui papá hace poco. No me veía en otro equipo que no fuera Independiente Rivadavia, declaró.

Yair Marín se encuentra en la etapa final de la recuperación por una rotura de ligamentos en su rodilla izquierda que sufrió en octubre de 2019.

El jugador, que llegó a la Lepra a principios del 2019, tuvo un paso previo en Gimnasia de Mendoza (logró el ascensos a la Primera Nacional en la temporada 2017/18) pero logró identificarse con los colores de la camiseta leprosa. “Me siento identificado con estos colores, cuando llegué a los seis meses estuvimos peleando por un ascenso. Era algo que nadie tenía en los planes y si bien no lo logramos quedamos en la historia del club. Muchos hinchas son agradecidos conmigo, es gratificante que me tengan tanto cariño y lo asocio al momento deportivo que nos tocó vivir”, reconoció.

El defensor, de 30 años, arribó a la Lepra en enero de 2019.

En lo que refiere a la conformación del plantel de cara a la vuelta de la Primera Nacional, el defensor afirmó que “están llegando jugadores importantes y me ilusiono más al saber que son futbolistas con experiencia. Nos dan una cuota de esperanza con el nuevo formato que nos dará la posibilidad de ascender”.

Uno de los refuerzos que arribó al conjunto del parque en este mercado de pases es Carlos Araujo, defensor de 38 años con vasta trayectoria. Al respecto, Marín declaró que “será un verdadero lujo poder entrenar con un jugador de tanta trayectoria, que se ha mantenido intacto a su edad y en la máxima competencia. Es para destacar su nivel físico y cómo ha rendido a sus 38 años”.