La polémica decisión en el fútbol mexicano tomó repercusión en todo el mundo. México estará 5 años sin ascensos, sumado a que dieron por finalizados a todos los torneos sin declarar a un ganador. Además, surgieron graves declaraciones de futbolistas en contra de los dirigentes de los clubes.

Te puede interesar: ¿Hasta cuándo no habrá público en el fútbol argentino?

Ante la crisis que atraviesa el fútbol mexicano por la pandemia por el coronavirus, La Liga MX tomó una drástica y polémica decisión, esta fue eliminar los ascensos y descensos en México por cinco años, dar por finalizados los torneos de primera división, segunda división sin declarar a un campeón.

El director de la Liga MX, Enrique Bonilla, dio a conocer estas determinaciones luego de una asamblea que se realizó con los dueños de los equipos de primera división, quienes son los que toman las decisiones dentro del fútbol local.

Será la primera vez que México se quede sin ascensos y descensos desde la temporada 1951/52.

Este anuncio fue la reaparición de Bonilla en público luego de ser diagnosticado como portador del virus Covid-19.

Son horas muy tensas en el entorno del fútbol mexicano, ya que de acuerdo con los medios locales, no todos los dueños de los clubes aprobaron esta medida. A esto se le sumó una nueva polémica, jugadores tanto de primera como del ascenso denunciaron aprietes y censuras a los futbolistas.

Un ejemplo es el argentino Emanuel Loeschbor, jugador del Correcaminos, equipo que milita en la segunda división del fútbol mexicano.

En dialogo con el periodista de TyC Sports, Cesar Luis Merlo, Loeschbor aprovechó la comunicación para dejar en evidencia lo que está pasando en el país: “Los dueños de los clubes nos dijeron que no nos metamos, que esto no es un asunto nuestro y que nos mantengamos al margen, nos quieren callar no sabemos si es por miedo o por otra situación”.

Declaraciones graves por parte del defensor argentino que reside en México, estas dejan en evidencia un conflicto que seguirá trayendo inconvenientes con el correr de los días.

“A los colegas de primera y del ascenso les ordenaron que no opinemos, nos contaron que los tienen callados”.