El entrenador de la Lepra se manifestó en contra del proyecto que presentaron en la institución Azul. “No conocen mi historia ni la historia de este cuerpo téncnico dentro del club”, dijo el técnico.

Leé también: Gallardo le dio con todo a la AFA y defendió la vuelta a los entrenamientos en el Interior.

Mientras algunos futbolistas de Independiente Rivadavia siguen acordando el pago de la deuda con la Comisión Directiva interina, el club vive horas decisivas de cara al futuro de la institución. Y es por eso, que el nombre de Minich quedó en medio de una disputa y no se sabe lo que ocurrirá con el actual entrenador.

“Uno trata de ser respetuoso aunque las cosas no hayan sido del todo claras o no me representa. No conocen mi historia ni la historia de este cuerpo técnico dentro del club. Lo que ocurra nos tiene sin cuidado, confiamos en lo que hacemos. Somos un cuerpo técnico que se brinda y que le da herramientas al plantel para salir a la cancha o, como en este caso, para atravesar esta pandemia”, contó el entrenador en Radio Aurora.

El cuerpo técnico acordó un convenio para el pago de la deuda con la dirigencia.

“Nos abocamos a nuestro trabajo. Todo lo que se escucha, aunque incomoda, nos mantenemos al margen porque además no tomamos la decisión final y hay que ver quién queda a cargo del club“, añadió Minich.

Sobre el proyecto, opinó: “No son los valores ni los principios que me movilizan. Si se llega a dar, indudablemente no hay nada más que hablar. Cuando uno se sube a un proyecto, analiza primero los valores, el método para llevarlo a cabo. Acá no se ha hablado de proyecto. Es un grupo de personas que quiere tomar el control mediante el acercamiento de algunos sponsors y ni se habló de fútbol. Se olvidan que acá hay una comisión directiva, que aunque haya quedado algo desmembrada, está al mando. Soy de los que piensa que una institución debe tener un objetivo detrás del cual se encolumnan un montón de cosas para conseguirlo”.

Al respecto de su trabajo en el club del parque mendocino, expresó: “Llevamos cuatro años trabajando. Primero en las categorías más grandes de las inferiores, luego quedamos a cargo de la primera local. Hemos integrado los cuatro cuerpos técnicos que pasaron y después tuvimos la oportunidad de quedarnos a cargo del primer equipo”.

“Siempre se entusiasma a la gente con la llegada de algún salvador que trae plata. Hay que retrotraerse tiempo atrás y nunca los gerenciamientos terminaron bien”, disparó el técnico.

Antes de finalizar, expresó su opinión sobre la fallida vuelta a los entrenamientos en Mendoza, provincia que estaba habilitada por el gobierno provincial pero no por AFA: “Habría que ver si fuera al revés, que en Buenos Aires pudieran entrenar y acá no, ya habrían comenzado. Pensamos que por la dignidad laboral deberían dejar entrenar al jugador profesional. La gente puede correr en las calles y los profesionales no”, cerró.