AFA hizo oficial la resolución que votarán esta tarde el Comité Ejecutivo, que como adelantó Argentina FC determinarán que las temporadas están suspendidas, los descensos también y los ascensos se definirán en cancha. Sin embargo, los clubes impulsan a que la vuelta sea solamente cuando pueda haber público.

Leé también: Superliga: temporada terminada y clasificados a Copas ya definidos.

Desde las 15 de este martes, estarán reunidos en Comité Ejecutivo de AFA en un encuentro virtual para definir y votar sobre todos los ítems de la resolución. El documento habla sobre la vuelta del fútbol y las decisiones a tomar en cuanto a las determinaciones de juego en Argentina.

Una de las condiciones que establece la resolución, al parecer impulsada por los clubes argentinos, es que cuando la pelota vuelva a rodar sea con la posibilidad de que haya público en los estadios. Sin embargo, en plena pandemia, ¿es eso posible?

“No existe indicio alguno que nos permita válidamente aventurar una fecha en la que los estamentos gubernamentales correspondientes habiliten el desarrollo de la competencia deportiva con afluencia de público, condición indispensable para que la AFA pueda reanudar la programación de sus competencias. Al contrario, la realidad, la experiencia internacional, el inminente invierno y el curso de los acontecimientos en general, nos permite inferir que difícilmente puedan reanudarse las competencias antes del segundo semestre del año en curso”, dice la resolución emitida por AFA.

Leé también: Grave denuncia a futbolista de Boca Juniors por violencia de género.

Las dirigencias de los denominados “equipos grandes” del fútbol argentino, según informa Doble Amarilla, no quieren volver a la actividad si en sus estadios no hay público. En clubes como Boca Juniors o River Plate, la cuota social y las entradas representan el 50% de los ingresos. En cambio, la TV quizás no llega a representar el 5% de esa recaudación.

Si no se puede volver con públicos, la opción que manejan los clubes es que no haya competencia hasta 2021. Cosa a la que la televisión se opone rotundamente.