Por parte de la FIFA, quedó prohibida la participación de Rusia en la Copa del Mundo de Qatar 2022 en medio de la guerra con Ucrania.

Mirá también: Fuerte pelea entre un jugador y el DT de Boca

La FIFA ha consumado su amenaza y ha echado a Rusia de la repesca del Mundial y por tanto de Qatar 2022. También a la selección femenina de Rusia, que el próximo verano ya no podrá disputar la Eurocopa de Inglaterra. 

La UEFA, en sintonía, ha acordado excluir hasta nueva orden a todos los equipos rusos de las competiciones continentales, y el primer afectado será el Spartak de Moscú que no podrá jugar su eliminatoria de la Europa League contra el Leipzig.

Contundentes contra Rusia

La FIFA ya había advertido tras su Consejo del pasado domingo que “existe la posibilidad de que Rusia sea excluida de la repesca para el Mundial y por lo tanto de la Copa del Mundo de 2022”. 

Esa amenaza se ha cumplido este lunes, tras ratificarla el Ejecutivo de la UEFA en una reunión extraordinaria convocada de urgencia por su presidente, Ceferin, quien previamente había mantenido una conversación con su Infantino.

En la decisión de la FIFA, apoyada por sus seis federaciones continentales y subcontinentales, también se ha tenido en cuenta la postura del Comité Olímpico Internacional (COI).

Ambos realizaron un pedido a sus comités nacionales que prohíban a los atletas rusos y bielorrusos competir en cualquier competición. El COI ha justificado su decisión por su obligación de “proteger la integridad de las competiciones mundiales y la seguridad de todos los participantes”.

Además, tanto la FIFA como la UEFA no han podido mirar para otro lado ante el clamor de la Unión Europea. Inglaterra, Gales, Dinamarca, Holanda y Francia habían tomado la decisión de no jugar contra Rusia.

El Primer ministro inglés, Boris Johnson, ya afirmó que sería “Inconcebible” que existieran “relaciones deportivas normales” con la Rusia de Putin después de la invasión de Ucrania.

Fuerte presión de Europa

La presión de todos los países europeos por la invasión de Ucrania ha sido, pues, determinante para la FIFA, que ha atendido la posición de Polonia, el país contra el que Rusia debía jugar la repesca a finales del mes de marzo, y también la postura de Suecia y la República Checa.

Las otras dos selecciones que competían por la plaza europea para el Mundial y que podrían haberse cruzado en el camino de Rusia. Los tres países se mostraron inflexibles. 

El director ejecutivo de la Federación Danesa de Fútbol, Jakob Jensen, pidió medidas más duras contra Rusia.

“Pedimos que Rusia quede excluida mientras se mantenga esta situación”. 

La Federación de Inglaterra tampoco puso paños calientes.

“Esta decisión fue tomada por solidaridad con Ucrania y para condenar las atrocidades que está cometiendo Rusia”, reveló en un comunicado.

Fuente: AS