Gabriel Gómez, DT de Independiente Rivadavia habló acerca del gran triunfo de la Lepra frente a Rafaela y lo que se viene en la Primera Nacional.

Mira también: Un padre escuchó el partido de Maipú junto a la tumba de su hijo

“Ya pasó el efecto de la emoción y de la euforia. Entramos ansiosos al partido. Rafaela nos golpeó dos veces y nos manejó la pelota. En el entretiempo hablamos un poco” contó el entrenador acerca del gran triunfo obtenido en el Gargantini frente a la Crema.

“El apoyo de la gente fue extraordinario”.

En cuanto al presente de Independiente en la tabla de la Primera Nacional, el DT no escondió nada y confesó: “Cuando estás arriba, la tabla la miras ocho veces por día Depende de nosotros. Tenemos que hacer nuestro trabajo y no pensar en los demás”.

Frente al triunfo del viernes y las sensaciones de lo sucedido, Gabriel expresó:  “A más de uno se le cayeron varias lágrimas. Después me vi arrodillado y me cargaron, pero fue lo que sentía. Si hubiese tenido ganas de treparme al alambrado, también lo hubiese hecho”.

“En Independiente no se deja de correr ni de luchar. Me encanta jugar bien, pero lo otro no se puede dejar de lado porque es el corazón del club” cerró finalmente.

La Lepra visita a Guillermo Brown en Puerto Madryn el próximo domingo 31 de octubre pensando en la posibilidad de entrar en el ascenso directo.