Emanuel Rinaldi jugó en Independiente Rivadavia, es hincha fanático del Azul y además posee una increíble colección de camisetas de su equipo que dejan en claro su amor por los colores del equipo del Parque. Su historia de vida va de la mano del fútbol.

Emanuel decidió mostrar una parte de su vida. Vía Facebook contactó a Argentina F.C. para contar su historia de amor que mantiene con la Lepra. Desde heredar el fanatismo de sus padres, debutar en primera y hasta coleccionar más de 500 camisetas del Azul. Además, cuando su situación no era la mejor, Cristian Aracena tuvo un gran gesto con él.

Leé también: La vida por los colores: la increíble historia dentro de Huracán Las Heras

“De chico vivía en Tunuyán, a los 10 años me vine a probar a Independiente. Mis papás eran fanáticos del club y quedé. Jugué hasta los 18 años y tuve la suerte de jugar en primera. Lo mejor que me pasó con esta camiseta fue jugar con mi ídolo: Juan Carlos Minotto”, comenzó contando Emanuel su historia. “Después por cuestiones económicas tuve que decidir entre el fútbol o la facultad y el trabajo. Me recibí de Técnico en Marketing y soy comerciante, tengo un minimarket y el restaurante ‘Natureza’“, sumó.

“Cuando tenía doce años, salimos campeones contra Godoy Cruz en el Estadio y yo estaba de pasapelotas, el “Taca” Escobar era el utilero, él me ponía ahí. Ahí me empecé a hacer amigo de los jugadores, era tímido pero ahí comienza la locura de coleccionar las camisetas. La mayoría son usadas por jugadores. Lo bueno es que ya llegué a las 500. Siempre digo una más y me retiro, pero la locura sigue intacta”, detalló Emanuel a Argentina FC.

En su debut, los recuerdos siguen guardados en su memoria como si hubiese ocurrido ayer. “Cuando jugué usaba la camiseta Adidas. No me la pude llevar a esa porque no es como ahora que los jugadores se las dejan. Pero 15 años después la conseguí, a la misma (imagen). Ahí jugamos con mi hermano y con Horacio Bongiovani de DT”.

Su hermano arriba y él abajo, como jugadores de la Lepra.

Emanuel ha tenido la posibilidad de conocer a grandes jugadores e ídolos de la Lepra. Además, el plantel actual tuvo un gran gesto con él. “Tengo 40 años, nunca fumé, siempre hice deporte. Pero hace un año tuve estrés laboral y ahí el Pity Aracena tuvo un gran gesto conmigo. Salieron a la cancha con una bandera que decía “Fuerza Cabe”, porque a mi me dicen cabezón. Cada vez que veo esa foto se me parte el corazón”, explicó al borde de la emoción.

Además, reveló que jugadores le han dedicado goles con un gesto que lo caracteriza: el de cabezón, con los brazos por encima de la cabeza. Como lo hacen Mauro Cerutti y Hernán Gautier en esta foto.

Emanuel cuenta que como él recibió la pasión por herencia de sus padres, ahora lo hace con sus ahijados. “No tengo hijos. Pero tengo 8 ahijados, los tengo a todos tatuados. Todos me dicen ‘padrino llevame a la cancha’. Soy padrino de uno de los hijos del Pelado Gómez, y de hijos de mis hermanos. Lo primero que tengo que hacer cuando pase todo esto (cuarentena) es llevarlos a la cancha. Voy a la platea Alfredo Vila”, dijo.

“Trabajé en la utilería de la Selección Argentina cuando venían a Mendoza y tengo camisetas originales de Messi o de Higuaín. Recibí camisetas también del brasilero Robinho. Cada vez que recibo una remera, indumentaria, lo que sea, aunque sea de inferiores, se me pone la piel de gallina, amo las de la Lepra todos lo saben, pero no hago diferencias. Me produce un cosquilleo en la panza. Cuando no lo sienta más, lo dejaré de hacer”, expresó apasionado sobre su gran colección que no solamente cuenta con indumentaria leprosa.

“Así soy yo, y esta es mi historia. Me han pedido contarla en otros lugares, pero esta página (Argentina F.C.) me encanta y la sigo hace mucho, por eso surgió querer contarla, me incentivó Juani Albacete, amigo mío. Soy yo, el “Cabe” para los amigos, un humilde hincha de la Lepra”, cerró Emanuel.