Este viernes por la mañana, Tomás Felipe Carlovich falleció a los 74 años de edad tras un derrame cerebral causado por un golpe al querer robarle su bicicleta en Rosario. Y es por eso que en Argentina FC recordamos uno de sus tres títulos como futbolista: el campeonato de Liga Mendocina en 1976 que logró con Independiente Rivadavia.

Leé también: Falleció el Trinche Carlovich.

El Trinche, para aquellos que pudieron verlo, fue una leyenda del fútbol. Representante de la magia, del potrero y de la indisciplina hecha fútbol. Hasta el propio Maradona lo destacó y le dijo: “Fuiste mejor que yo”, con todo lo que eso implica.

El Trinche, quien llegó en 1976 a la Lepra, lo haría consagrarse en el campeonato de Liga Mendocina de aquel año luego de no lograr ese mismo torneo desde 1972 y clasificandose así para jugar otra vez un Nacional. Con un plantel de grandes jugadores como Hugo Cirilo Mémoli, de los mayores ídolos del Azul, Ernesto Garín y Oscar Palavecino, entre otros de ese plantel.

Cuesta creer que un jugador tan virtuoso, de galera y bastón, solamente haya ganado tres títulos en su carrera como futbolista. Dos en Central Córdoba, donde es considerado ídolo máximo y el recientemente mencionado con Independiente Rivadavia de Mendoza en 1976. Vale aclarar que en la Lepra es considerado de los mejores jugadores que vistieron esa camiseta y tiene un aprecio marcado por los hinchas leprosos. Lo llamativo de la admiración de los hinchas del Azul es que Carlovich solamente jugó 15 partidos en el club.

Sobre su etapa como jugador del Azul, Alejandro Calavaro, biógrafo del Tomás Felipe, reveló que “fue su etapa más profesional” debido a que cobraba más. Sin embargo, según cuenta el autor del libro “Trinche”, el futbolista no gritaba los goles, era enigmático. “De Independiente Rivadavia lo dejaron ir debido a que no entrenaba y si quería jugar debía entrenar”, expresó Calavaro.

“Siempre recuerdo las cosas hermosas que pasé ahí; porque en Mendoza pasé las mejores etapas de mi vida. Mirá que estuve en muchos lugares, pero lo que yo pasé ahí fue una cosa espectacular, que no me había ocurrido nunca. Yo quiero mucho a Mendoza, a su gente y a los hinchas de todos los clubes porque he estado muy cómodo contra los equipos que enfrentamos. La pasé bien y me gusta con locura. A mis hijos los mandaba de vacaciones ahí. Cada vez que voy, parece que hubiera sido ayer. No sé si será que estoy por partir para otro lado u otro planeta”, supo decir el Trinche sobre nuestra Provincia a Diario Los Andes.

Adempas, en Mendoza supo vestir la camiseta del Deportivo Maipú en 1978-1979 y la casaca de Andes Talleres también en el año ’79.