El Presidente del Deportivo San Jorge tiró una bomba que retumbó y muy fuerte con respecto a la decisión de los ascensos desde el Federal A a la Primera Nacional. “Me lo contaron personas que están muy ligadas a lo que ocurre día a día en la AFA”, contó Gastón Sáez.

Leé también: “La actitud de AFA es nefasta”.

Hace un año, San Jorge protagonizó uno de los momentos más duros del fútbol argentino en esta década: la famosa sentada ante Alvarado. Aquel partido fue muy cuestionado por los errores del árbitro Adrián Franklin porque había expulsado a dos jugadores del “Expreso”. En disconformidad con lo sucedido, los jugadores no continuaron jugando y se sentaron en el campo, perdiendo así la chance de ascender.

El mismo Sáez, que fue sancionado por ordenar a sus jugadores a realizar dicha acción, dialogó con Olé y disparó contra todos en el Federal A. “Ya está todo armado. Ascienden Güemes y Deportivo Madryn”, soltó el dirigente.

FUERTE IMÁGEN. Jugadores de Alvarado saludan a los de San Jorge que protestaban por el ascenso.

“Me lo contaron personas que están muy ligadas a lo que sucede en el día a día de la AFA. Boca Unidos y Sarmiento de Chaco, donde esta Capitanich (gobernador de Chaco), son otros dos equipos muy fuertes y me llamó la atención que no sean ellos los que vayan a subir de categoría. Pero bueno, también me dijeron que los voltean”, continuó.

Leé también: Para Alasia, la prioridad la tiene el Deportivo Maipú.

También hizo referencia a los árbitros que dirigen los partidos definitorios y afirmó: “No cambian más. Yo pensé que por nuestra sentada o por la pandemia algo se iba a modificar, pero en el Federal A está todo armado. Los árbitros son los mismos de siempre. Es un desastre el fútbol acá”.

Antes de finalizar, contó como vivió los días previos al duelo definitorio con Alvarado: “En la previa al partido de vuelta contra Alvarado estábamos ilusionados, pero con el correr de los días nos llegó la información de que el partido estaba arreglado. Y cuando vimos lo que sucedió en el campo, nos dimos cuenta de que era verdad. Fue un bochorno”, cerró.